domingo, 27 de septiembre de 2020

La ventanilla de impuestos

  

— Le cobrarán en aquella fila de la izquierda, si no le importa, — me dijo el asistente del mostrador de la agencia tributaria.

La fila indicada para pagar impuestos atrasados era interminable. Cuando me disponía a dar media vuelta y marcharme, la preciosa señorita que estaba delante de mí en la fila se volvió y, con disimulo, se subió un poco la falda. Con voz insinuante y una maravillosa sonrisa, me dijo:

 — En realidad no estoy aquí para pagar nada, pero hace más calorcito que en la calle. Le aseguro que le voy a cobrar menos que en la ventanilla ¿Le interesa?


                                                       ¡YA HA LLEGADO EL OTOÑO!






 

domingo, 20 de septiembre de 2020

La verdad es que hoy no se que decir. Son tantas las barbaridades y estupideces ,tantos los ejemplos de ineptitud y de incapacidad que nos rodean, que no sé cual elegir. La constatación de la mentira con la que pretende embaucarnos nuestra nefasta clase política es tan evidente que no es necesario insistir sobre ello o, quizás,  es que todo lo que se me ocurre ya lo he dicho y no me gusta repetirme. Resumo diciendo que lo peor que imaginaba cuando empezó esta Pandemia está sucediendo. Corregido y aumentado.

Prefiero, por lo tanto, evocar los tranquilos paisajes visitados durante mi semana de vacaciones por la Sierra Norte de Madrid, a la espera de la llegada del otoño






domingo, 13 de septiembre de 2020

Las leyes interpretables

De niño, me prestaron un libro que contenía frases que habían expresado personajes importantes en la historia del mundo. Una de ellas era la pronunciada por Napoleón en la que decía:" La ley debe ser clara, precisa, uniforme. Interpretarla es corromperla." En el libro había muchas más frases, por supuesto, pero por alguna razón, ésta se me quedó especialmente grabada y, a lo largo de mi vida, las circunstancias me la han traído a la mente con frecuencia.

Creo que los legisladores de este país son especialmente proclives a hacer leyes interpretables. A las pruebas me remito ¿ Cuantas veces, ante hechos similares, los jueces dictan sentencias diferentes? Incluso ante el mismo hecho, cuando, bien por recursos interpuestos, bien por presiones populares, se repite un juicio y esta segunda sentencia es diferente a la  primera, sin haberse presentado nuevas pruebas que determinen la diferencia de resultado.

Muchas veces, cuando se producen estas situaciones, la opinión pública o la publicada, arremeten contra los jueces sin que, al parecer, se caiga en la cuenta de que los jueces no hacen las leyes, solo las aplican. Las leyes son aprobadas por el Legislativo, es decir, por los diputados en el Congreso, después de haber sido presentadas por el Ejecutivo de turno y, se supone, después de haber sido debatidas por sus señorías "encarnizadamente", con mucha atención y volcando en las discusiones toda su sabiduría.

Tengo la sensación de que este "encarnizamiento" solo se le dedica a leyes con marcado signo ideológico, en las que parece que les va la vida a los partidos y que, en muchas ocasiones, importan un bledo a los ciudadanos comunes. Las leyes que se refieren a la vida diaria, las que afectan a los ciudadanos de a pie, las que sirven para facilitar su vida, no parece que merezcan tanto la atención de "sus señorías" 

Por principio, un juez no puede dictar, a sabiendas, una sentencia en contra de la ley, sería prevaricar y, por ello, sería sancionado. Por lo tanto deduzco que la ley permite interpretar los mismos hechos de diferente manera, de lo que deduzco que la ley debe de estar está mal redactada, entonces: ¿Los legisladores son ineptos? ¿son negligentes?  ¿dejan conscientemente "agujeros" en las leyes para que, ante ciertas situaciones, tener posibles "escapes"?

Un ejemplo sería la situación que se está dando con el fenómeno de la ocupación, u okupación, de viviendas que, al parecer, se está produciendo en estos momentos con mayor virulencia, donde un propietario se encuentra su vivienda, primera o segunda, da lo mismo, ocupada y pueden pasar meses u años hasta que la pueda recuperar; con los costes, tanto materiales como emocionales, que ello conlleva  ¿Cómo puede permitir la ley estas situaciones?

Me viene a la mente el caso de "la manada" con sus dos sentencias, seguro que cada cual puede poner los ejemplos que quiera en los que haya sido directamente perjudicado, o simplemente escandalizado por lo que han representado ciertas sentencias.

En muchos aspectos de la vida, nuestro país va a la cola, pero en otros como, por ejemplo: poner ladrillos, hacer chiringuitos de playa y elaborar leyes interpretables va, sin duda, a la cabeza.

    ¡¡ En todo caso, a trancas y barrancas, el verano va languideciendo y el otoño se aproxima.!!